Problemas franquiciado – franquiciador ¿terapia de pareja?

Sep 25 2017

Problemas franquiciado – franquiciador ¿terapia de pareja?

¿Tienes problemas con tu franquiciado? En muchas charlas y cursos solemos decir que la relación franquiciado-franquiciador es como un matrimonio. Después de un cortejo en el que se intercambia información para saber si uno es del agrado del otro, se firma un compromiso que, si todo va bien, puede durar muchos años. Aquí  no se acaban las similitudes, la relación franquiciado-franquiciador puede atravesar altibajos y cuando se está inmerso en una crisis, es de suma importancia interiorizar esta situación como intrínseca a la relación empresarial y tener en cuenta mecanismos que nos permitan capearla y salir airoso de ella: terapia de pareja.

Uno de esos mecanismos o herramientas que podemos tener a mano y que de manera informal aunque muy descriptiva asimilamos a la terapia de pareja, es recurrir al arbitraje. El arbitraje es un sistema de resolución de conflictos en el que ambas partes se ponen de acuerdo en que sea un árbitro, ajeno a la relación existente entre ellas, el que conozca de la situación y dirima en el problema, proporcionando una solución que las partes deben acatar, sea o no en beneficio de sus intereses, porque previamente así lo han acordado.

Como es de suponer siempre que se pueda utilizar esta opción, es mucho más aconsejable que recurrir a los Tribunales. El arbitraje implica reconocer la existencia de una situación problemática y un ánimo de resolución por las partes que como consideran que ambas tienen razón o gran parte de ella, ponen la situación en manos de un tercero con la confianza de que les ayude a tomar la decisión más justa para ambos. No tiene las connotaciones que implica judicializar la situación y esto supone que la relación entre ambas no queda tan dañada como suele quedar al término de una controversia judicial. En el arbitraje ambas partes asumen de antemano acatar una resolución aunque sea contraria a sus intereses, por lo que la disposición al cumplimiento es mayor, se confía más en la resolución del árbitro porque es un tercero totalmente ajeno al conflicto que se designa precisamente por ser especialista en la materia, lo que también se traduce en que la resolución del pleito esté bien fundamentada y lo que también es muy importante, en el caso de la franquicia, se mantiene en privado la controversia con lo que no se perjudica ni la imagen de la central franquiciadora ni la de los franquiciados.

Nuestra Socia Directora, María Susana Fernández Iglesias es árbitro de la Asociación Europea de Arbitraje. Si le interesa este mecanismos de resolución de conflictos tiene más información  pulsando aquí o en info@centrofranquicias.com donde le ayudaremos con todo lo que necesite.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.

[contact-form-7 404 "Not Found"]